26-06-2018 / Análisis del Movimiento CREA

En busca de la rentabilidad perdida

Durante muchos años se asoció al aumento de productividad como el camino para la mejora del resultado económico, sin embargo hoy es la eficiencia de producción la que cobra mayor importancia. 

 



Campolitoral | campo@ellitoral.com


En un contexto caracterizado por el deterioro de las variables económicas, con la megadevaluación cómo último hito de una nutrida lista de factores que conspiran contra la sustentabilidad del negocio, la producción lechera en Argentina enfrenta por enésima vez el dilema sobre el futuro del tambo: ¿puede ser rentable? ¿donde está la clave para que las empresas sobrevivan en un “ecosistema” tan hostil?


Las últimas estadísticas indican que es muy difícil ganar dinero en el sistema. Según cálculos del Instituto de Economía del INTA publicados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), hace cuatro meses que el tambo promedio argentino dejó ser rentable por una combinación de estancamiento en el precio de la leche y un incremento sustancial de los costos de producción (es la actividad del agro con mayor “dolarización” de sus procesos internos). En mayo el precio promedio ponderado del litro de leche cruda a nivel nacional fue le mismo que el del costo de producirlo: ,54. Así, el quebranto (rentabilidad promedio) que reflejan las estadísticas se incrementó hasta -0.7% en el quinto mes del año, tras escalar desde -0.1% en febrero, -0.2% en marzo y -0.3% en abril.

 

La explicación inmediata se encuentra en el dispar comportamiento entre el encarecimiento de los insumos y la recomposición del precio pagado por la producción. Datos del INTA Rafaela muestran que en el último año (mayo/mayo) el valor promedio nominal de la leche recibido por el productor se ajustó en un 17.4%, mientras que el balanceado subió 91%, el expeller de soja un 85%, el maíz 80%, el verdeo de avena con fertilización 51% y la pastura de alfalfa sin fertilizar 47%, entre otros costos.
En semejante situación se replican las demandas sectoriales y se advierte sobre la caída de empresas. Pero también hay quienes apuestan por “ponerle cabeza” al problema y buscarle la punta al ovillo, para encontrar el camino hacia la supervivencia. Es lo que hacen en el Movimiento CREA al analizar la información recolectada entre sus miembros para entender cual es la clave de quienes logran logran mantenerse a flote en este negocio. El último de estos trabajos, en el que se analizó la gestión de 212 tambos de todo el país durante el ciclo comercial 2016/17, arroja datos reveladores para el diseño de estrategias de gestión. Por ejemplo, que no es necesariamente rentable quien más litros ordeñe por hectárea o tenga una mayor carga animal. 


Top y resto


El estudio se difundió bajo la pregunta ¿Qué caracteriza a los tambos más destacados? y parte de la discriminación entre “tambos top” y “el resto”, según un indicador concreto: el el Resultado por Producción (RPP) en pesos por hectárea destinada al total de la actividad (ARS/ha/TT), que es el beneficio económico alcanzado mediante el proceso productivo al exponer una determinada cantidad de recursos (tierra, capital, trabajo, etc.) en juego durante un año. Así se ordenaron todas las empresas en un “ranking” de resultado por producción y se seleccionaron 137 que presentaron datos de carga animal, producción individual y producción por superficie.

 

Se seleccionó el 10% de las empresas con mayor RPP a las que se denominó “top” y se las comparó con el 10% de más bajo resultado por producción (llamadas “inferior”).
En promedio las empresas “top” obtuvieron un resultado por producción 3,9 veces mayor que el promedio general del total de empresas y se aclaró que corresponden a empresas de diferentes zonas CREA del país (Centro, Este, Oeste, Oeste Arenoso, Sur de Santa Fe, Santa Fe Centro y Litoral Sur), lo que refleja que obtener los mayores resultados por producción por hectárea estuvo asociado a características inherentes a las empresas y no a particularidades zonales.


Tampoco se encontraron correlaciones evidentes entre la carga animal y el resultado por producción. Sin embargo, al analizar el 75% de la submuestra de las empresas “top” versus el mismo porcentaje del resto de la muestra, se observó que las primeras produjeron en promedio más de 24,7 litros diarios por vaca en ordeño (VO) versus 20,4 litros/VO. “Durante muchos años se asoció al aumento de productividad como el camino para la mejora del resultado económico; sin embargo, hoy en día, debido al importante aumento en los niveles de productividad, es la eficiencia de producción quien cobra mayor importancia”, señala el documento de la Comisión de Lechería.


Factores ocultos


En detalle, el estudio muestra una brecha considerable entre los tambos con mejor RPP y el promedio general del total de empresas (3,9 veces mayor). También se observó que el cuartil inferior, es decir el 25% de las empresas que integran el grupo “Inferior”, obtuvo un índice casi 2 veces menor que el promedio general.


Sin embargo también se evaluó cómo les fue a las empresas “Top” en otros indicadores que influyen sobre el resultado productivo de la empresa, comparándolas con el “Resto”. Se consideraron para dicho fin la producción anual, la carga animal y la producción individual. 

 

La producción anual se analizó como los litros producidos por hectárea de Tambo Total, es decir todas las hectáreas destinadas a la actividad, en el año de dicho ejercicio. El 3° cuartil, es decir el 75% de las empresas “Top”, obtuvo 15.782 L/haTT/año mientras que el mismo porcentaje del “Resto” produjo 11.429 L/haTT/año. La mediana, valor sobre el cual se encuentra el 50% de los casos, para la producción fue de 14.357 L/haTT/año en las empresas “Top” y de 9.233 L/haTT/año para el “Resto”. Se destaca la gran variabilidad que existe en este último grupo teniendo en cuenta que lo compone un mayor número de empresas. Y se observó que algunas empresas del “Resto” tuvieron producciones mayores que la que más produjo de las “Top” a pesar de lograr un RPP menor. “Cuando vemos este tipo de situaciones es posible asociarlas a otras variables difíciles de cuantificar como el nivel de gerenciamiento, habilidades comerciales, etc- además de las analizadas en este informe, que pueden tener un alto impacto en el resultado final de las empresas”, advierte el trabajo. 
También se menciona que históricamente se asoció el resultado económico de las empresas tamberas con el volumen de producción de leche (L/haTT/año). A pesar que en los datos presentados para este análisis no se encontró alta correlación entre éstos indicadores, según un análisis realizado sobre las gestiones lecheras históricas de CREA de 10 años aproximadamente, la productividad explica el 30 % de la variación registrada en el RPP. “Un aspecto interesante que podemos ver en aquellas empresas de alto nivel de productividad, es que se pierde cierta linealidad en la respuesta. En este sentido es evidente que hay otros factores, además del nivel de productividad, que afectan el RPP”, agrega. 

 



+ Noticias


En Portada

"El milagro" de volver a las fuentes

En la zona rural de María Juana, Mario Gallo está transformando su planteo agrícola tradicional a través del Pastoreo Racional. El sistema le permite reducir costos, recomponer el suelo, y una rentabilidad equivalente o mejor a la soja; pero sobre todo, le permite ganar tiempo para disfrutar de la vida en el campo.

"El milagro" de volver a las fuentes