10-09-2018 / Agricultura

Información, tecnología y certificaciones para garantizar BPA's

El segundo Congreso Nacional de Fitosanitarios se enfocó en la capacitación de usuarios para profesionalizar el trabajo y evitar conflictos con el entorno. También se difundieron técnicas y protocolos de certificación que son garantía de uso seguro.



+14
















Juan Manuel Fernández

@jotafernan

Enviado Especial

 

Promover la Buenas Prácticas Agrícolas (BPA’s), difundir información que “derribe mitos”, capacitar a usuarios en técnicas para ganar eficiencia y dar garantías de seguridad personal y ambiental e informar sobre protocolos, certificaciones y normativas específicas, fueron los ejes del II Congreso Nacional de Fitosanitarios, realizado en las instalaciones de INTA Marcos Juárez durante los días 5 y 6 de septiembre.

Organizado por INTA, CASAFE (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes), Aapresid y el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba, bajo la consigna “Comprometidos con las Buenas Prácticas Agrícolas”, el evento convocó unos 350 asistentes presenciales a los que se sumaron más de 1.300 que siguieron tanto las disertaciones como las charlas técnicas por internet.

 

 

Federico Elorza, coordinador técnico de CASAFE, indicó a Campolitoral que poco tiempo atrás las BPA’s “eran una utopía”, sin embargo “hoy no se concibe producir sin ellas porque la sociedad las demanda”. En parte, el crecimiento del conocimiento y el uso se debe gracias al trabajo sistemático de la entidad, que en los últimos 5 años incrementó los cursos de capacitación de 50 a 500 por año en todo el país. “Y son a pedido de productores, aplicadores, instituciones públicas y privadas”. Como resultado: “no solo se beneficia el productor, sino también la sociedad”.

 

Al respecto, el técnico consideró que sigue siendo fundamental que se comunique lo que hace el productor para empezar a disipar los temores que persisten en una parte de la sociedad en torno al trabajo con productos fitosanitarios. “Hay certificados y protocolos, como la norma IRAM 14130, que sirve para mostrar a la sociedad cómo se produce de manera responsable”, puso como ejemplo.

 

En el panel inaugural del congreso, el ingeniero agrónomo Sebastián Senesi (FAUBA) se refirió a la relación entre campo y ciudad, resaltando que desde la década de 2000 “se incorpora la sociedad a las problemáticas del campo” como un nuevo participante en el proceso productivo. Para entender el concepto, mostró cómo en Europa los consumidores comenzaron hace algunas décadas a exigir que los alimentos demuestren haber sido producidos sin causar daños al medioambiente, demanda que idefectiblemente modificó parámetros tranqueras adentro. Así las BPA’s son consideradas como “un activo colectivo”, en tanto benefician a los productores y al conjunto de la sociedad; o los protocolos de Agricultura Certificada de Aapresid, que en asociación con IRAM además generó la Norma IRAM 14130 de Buenas Prácticas para Labores Agrícolas, en base a los protocolos Pulverizadora Ok de CASAFE y el de Buenas Prácticas para Contratistas de Aapresid.

 

 

“La producción no se da sólo tranqueras adentro, sino que la sociedad ya es parte, preocupados por los procesos, la incertidumbre y desconfianza que les genera desconocerlos”, dijo Senesi a Campolitoral. De ahí que siempre se renueve la obligación de mantener una comunicación fluida con la comunidad para hacer saber cómo son los procesos y dar seguridad.

En el panel “Fitosanitarios y Salud: Derribando Mitos” se expusieron datos estadísticos sobre toxicología asociada con agroquímicos, relación con el cáncer en Córdoba y se explicó cómo es el proceso de regulación de estos productos.

 

El ingeniero agrónomo Alejandro Fernández, Director de Higiene e Inocuidad en productos de origen vegetal y piensos de Senasa, indicó que la inocuidad no la define la inexistencia de un producto, sino la presencia en niveles inofensivos. Como suelen repetir los toxicólogos, recordó la frase del alquimista suizo Paracelso, quien en el siglo XVI aseveró que “la dosis hace al veneno”. Incluso agregó que ni siquiera los orgánico o artesanal puede dar garantía de inocuidad per se, puesto que en biología existen hongos, bacterias o parásitos capaces de volver tóxico un alimento.

 

 

El funcionario además detalló el proceso que antecede a la autorización de un producto y la determinación de su clasificación toxicológica, que se establece “en función de quienes pueden tener mayor contacto con el producto”. Sobre el glifosato, indicó el gran volumen de uso es un aspecto que obliga a mantener un monitoreo constante, aunque sobre su toxicidad indicó: “hasta ahora el mundo no decidió que el glifosato tenga una peligrosidad tal que deba dejar de usarse”.

 

A su turno, la doctora Silvia Martínez, del Centro de Toxicología TAS de Rosario, única institución que releva casos de intoxicaciones en la provincia, brindó algunos números que demuestran la inexistencia de una situación crítica en torno a problemas de salud causados por agroquímicos. En 2017 -detalló- el centro recibió 6.080 consultas por posibles intoxicaciones, de las cuales el 84% fueron sobre productos no-plaguicidas como fármacos, monóxido de carbono o picaduras de alimañas. Del 16% restante, el 67% fue por acción de “domisanitarios” (químicos hogareños) y el 33% por fitosanitarios. “No hay sustancias inocuas, sino formas inofensivas de manejarlas; y no existen agroquímicos seguros, sino maneras seguras de utilizarlos”, sentenció.

 

Fuera del salón de charlas, el evento ofreció a los asistentes un recorrido por 5 estaciones en cada una de las cuales un profesional los capacitó sobre: lavado de envases; uso responsable de fitosanitarios; tecnologías de aplicación; Agricultura Certificada y Norma IRAM 14130; y camas biológicas, una herramienta para la desnaturalización de los principios activos presentes en el agua con que se lavan las máquinas. También, durante la segunda jornada, hubo dinámicas de pulverización terrestres y aéreas.

 

 

En una de estas estaciones, Ernesto Ambrosetti, Director Ejecutivo de Campo Limpio, la entidad que tiene a su cargo la implementación de la ley de reciclado de envases vacíos, explicó cómo se implementará la misma en las provincias. Al respecto, dijo a Campolitoral que ya se presentó en todas las provincias el sistema de gestión integral de envases vacíos, “buscando la forma más eficiente y eficaz para cada lugar”.

 

En tal sentido, indicó que están “tratando de que los distribuidores participen con un pequeño centro de acopio”. Y que en Santa Fe, han avanzado analizando información -con las autoridades del Ministerio de la Producción y la Secretaría de Medioambiente- para determinar la ubicación, el tamaño, la logística de los CAT (Centro de Acopio Transitorio, donde se acumularán los envases antes de sus disposición final), así como la rotación y el destino de los residuos. “Es un proceso lento; hay que dictar las resoluciones habilitantes y trabajar con actores locales para encontrar el lugar adecuado y habilitarlo”.

 

El programa se propone rescatar las mayor cantidad de las 18.000 toneladas anuales de envases vacíos que se generan cada año en todo el país. “El objetivo es lograr una recuperación importante como lo hace Brasil, que tras 20 años recolecta el 95% de los envases”.

 



Dejanos tu comentario

+ Noticias


En Portada

Llegaron los Braford santafesinos a Colombia

De esta manera, la cabaña Braford “El Amargo” se convirtió en el primer establecimiento argentino de la raza en concretar una venta de animales en pie hacia ese país. Un logro que deja inaugurado un importante mercado.

Llegaron los Braford santafesinos a Colombia

 CRA pide cambios: de políticas o de funcionarios

Luego de una encendida reunión de la Mesa de Competitividad Lechera, CRA manifestó en un comunicado que no acompañará al gobierno si no se trabaja en un mercado institucionalizado de leche y sugirió que Agroindustria debería  “cambiar de funcionarios”.

CRA pide cambios: de políticas o de funcionarios