Campo Litoral

Para José Luis Espert

“El mejor negocio para el campo es el libre comercio”

El economista, que vino a Santa Fe a presentar su libro “La Argentina Devorada”, pasó por El Litoral para brindar su mirada crítica sobre la realidad. Gradualismo, corporaciones y el rol del campo en la economía del país.

missing image file

 

Crítico. Según el economista, Cambiemos no asoma con implementar las medidas para resolver el problema de fondo de la economía argentina. Foto:Mauricio Garín

 

Federico Aguer

faguer@ellitoral.com

-¿Te esperabas el suceso del libro?

- Primero quiero agradecer a la Asociación Civil Río Paraná , que fue muy generosa conmigo en invitarme. Segundo, salvando las enormes diferencias, con el libro me pasó como a Menotti después de 1978, “sentí alivio”, después del enorme trabajo que hice de 6 meses casi sin dormir y previo a eso 20 años juntando datos. Nunca pensé que iba a tener el éxito que tuvo. Pese a ser un libro de economía, se transformó en un best seller, el segundo más vendido de no ficción en la Argentina. Le metí bastante teoría, pero no lo puedo creer, porque soy muy exigente conmigo mismo. Creo que hay avidez por escuchar otras cosas, a alguna gente le empieza a hacer ruido lo que pasa. Otra vez un paquete impositivo, otra vez un presidente pasando la gorra en EE.UU para ver si alguien invierte, y eso hace un poco de ruido. El libro “pega” por eso. La profesión se ha convertido en una farándula, estar en la tele importa más que lo que escribís o decís.

- ¿Te esperabas estas medidas de Macri?

- El problema de Argentina es sistémico y adentro terminan siendo devorados todos lo que no se oponen a ese sistema. Ojalá que Macri cambie, pero hasta ahora es parte del sistema. Recuperaciones que duran un tiempo, a la larga se extinguen. Si esto es todo lo que tienen para ofrecer, este veranito (que puede durar años) inevitablemente terminará en otoño e invierno.

- ¿Cuáles deberían ser las medidas para la reactivación del campo?

- A corto plazo, ir para atrás con el aumento del Inmobiliario Rural en provincia de Buenos Aires. Sólo ese impuesto de la producción física se lleva cerca del 10 %, casi 3 quintales por hectárea. Y a eso Vidal lo piensa aumentar 50 %. A nivel nacional, el Gobierno debería continuar con la baja de retenciones (de 5 puntos por año a la soja) que se suspendió de manera inexplicable durante 2016.

Y aunque el campo no lo entienda, porque no lo pide, el mejor negocio es el libre comercio. ¿Quién va a invertir en el campo, una industria a cielo abierto con cada vez mayor volatilidad climática, si a vos te aseguran que sustituyendo importaciones ganás 2 o 3 veces eso?. Así que el campo -y yo se los dije en el Congreso de CRA- debería ser la punta de lanza por el reclamo de libre comercio. Al único que se lo escuché -en privado- fue a Etchevehere, cuando obviamente todavía no era ministro.

- ¿Hasta dónde es sustentable un país que se sigue devorando a sí mismo, según tu mirada?

- Esta recuperación económica está sustentada en la normalización de la economía, aunque no han cambiado nada de fondo. “Cambiemos” es un sello de goma, Si bien salimos del default, tenemos un mercado de cambio que fluye, precios mas o menos libres, dejamos de hacerle la guerra al campo, han normalizado mucho la economía, y eso tiene un efecto empuje que auguran 3 o 4 años de crecimiento; pero el programa no es sustentable, porque se basa en financiamiento externo con déficit fiscal.

El problema de fondo, al tratarse de un sistema, es tan difícil de romper. A lo largo de la historia, se han instalado 3 relatos (entendiendo al relato como mentira). El primero es que no generás empleo si no protegés a la industria. El segundo es que no hay derecho si no hay un Estado presente. Y el tercero que no hay justicia social sin estos sindicatos. El primero nos llevó a que todo sea más caro; el segundo, a pagar impuestos como en ningún lugar del mundo; y el tercero a que la gente cobre miserias en el bolsillo para pagar los costos laborales que alimentan a los sindicatos.

La sustitución de importaciones es parte del problema y lamento que el agro no se de cuenta que más que las retenciones, lo que lo funde es esa sustitución de importaciones, porque si a vos te garantizan rentas extraordinarias en otra actividad, nadie va a invertir en el campo. Esto es el sistema de fondo y si no lo cambiamos nunca pararemos la decadencia.

- ¿Qué opinión te merece la política de gradualismo para las medidas económicas?

- Yo estoy más a favor del shock que del gradualismo, pero no tengo problemas con el gradualismo. El tema es que acá no es la velocidad en la que se implementan los cambios, sino los cambios que se implementan. La discusión shock versus gradualismo tiene sentido en la medida en que acordemos que el rumbo o la brújula está bien orientada. Pero el déficit fiscal no baja, a pesar que Dujovne dice que sí, y el gasto tampoco, entonces Dujovne miente, sí. La presión impositiva global tampoco baja. Tenemos una inflación similar a la de Cristina, más sana, pero similar. En materia laboral puede haber algunos cambios tibios, pero no sabemos si van a salir, veo que el Gobierno lo tiró para ver qué pasaba.

Mi idea es el crecimiento sostenido, y eso es lo que menos hemos tenido en nuestra historia. Yo estoy convencido de este camino, pero sin convencer a la gente no podremos lograrlo. A los países que les va bien hacen todo a la inversa que nosotros: comercian con el mundo, tienen Estados con fiscos razonables, y no tienen este sindicalismo: yo no veo casos como el del “Pata” Medina o el “Caballo” Suárez en Australia, Chile, Nueva Zelanda, Perú ni Brasil. Creo que hay que convencer a la gente que no vamos por el camino correcto, y el periodismo es importante en este sentido. Lanata impuso la idea de kirchnerismo delincuente y corrupto.

Estoy cansado de vivir en un país decadente y me da tristeza que no lo veamos y que tenemos que cambiar. Reconocer el problema es la condición para salir, hay que ser conciente de nuestra decadencia. Hace 70 años comenzamos una caída con niveles de pobreza del 30 % desde mediados de los 80, además de droga e inseguridad como nunca antes, una caída de 40 puntos desde la Segunda Guerra Mundial, como ningún país la tuvo. Hay que cambiar: una profunda reforma educativa, eliminar la coparticipación federal de impuestos, y libre comercio con EEUU y China, por ejemplo.

Compartí con nosotros tu opinión sobre este tema
SEGUINOS EN TWITTER
Meteorología
Clima
Humedad del suelo
Vista satelital

Últimos comentarios

Ediciones Anteriores
Sitios de interes
RSS
Dpto. Comercial - Teléfono: 450-2502/550 - E-mail: nuevosmedios@ellitoral.com
Redacción - Teléfono: 450-2561 - E-mail: campo@ellitoral.com