CampoLitoral
Edición del Sábado 10 de marzo de 2018

Último informe SEA

Crecen las pérdidas por la sequía

Más de 5 millones de hectáreas de la región se encuentran muy perjudicadas por la falta de lluvias, calculándose que son las que más problemas presentan, comprendiendo a todos los sistemas productivos.

missing image file

En establecimientos mixtos, los productores tomaron la decisión de pastorear con animales y en otro caso la realización de rollos para reserva, ante la complicada situación a futura de ofertas de forraje. Foto: Archivo

 

Campolitoral

campo@ellitoral.com

El relevamiento semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción, sostuvo en su última edición -al 7 de marzo- que unas 5.100.000 hectáreas de la región se encuentran muy perjudicadas por la falta de lluvias, calculándose que son las que más problemas presentan, comprendiendo a todos los sistemas productivos.

El diagnóstico se formuló a pesar de los chaparrones en sectores puntuales que hubo en la semana, con descenso temporal de las temperaturas medias diarias, dado que la continua demanda de agua por parte de los cultivos se fue incrementando día tras día, debido al desarrollo y avance en los estadios fenológicos, haciendo más evidentes las consecuencia de la falta de lluvias sobre los cultivos de la presente campaña.

Estos exhiben realidades diversas, complejas y con pérdidas en producción. Además, las escasas a nulas probabilidades de precipitaciones a futuro planean como único interrogante qué magnitud tendrán las pérdidas. El informe señala que la inestabilidad y las precipitaciones que se podrían dar en el área de estudio, serían de montos pluviométricos no muy relevantes, no revertiendo el déficit hídrico existente.

El proceso de cosecha avanzó en los distintos departamentos y en diferentes porcentajes en los siguientes cultivos: maíz de primera, un 68 % (pérdida consolidada de la producción en un 18 %), en arroz un 20 %, en algodón los primeros lotes no llegaron al 0,5 % y en sorgo granífero un 1,5 %.

Perjudicados

El proceso de cosecha de maíces de primera continuó a ritmo sostenido, pero lento. A falta de probabilidades y anuncios de precipitaciones, los productores decidieron lentificar el proceso y dejando que las condiciones climáticas disminuyan los porcentajes de humedad de grano y así no tener que asumir un costo de secado extra, reduciendo costos.

Los rendimientos promedios obtenidos se mantuvieron firmes en cada área; en el norte fueron de 45 a 60 qq/ha, los que fueron aumentado a medida que avanzó la recolección, llegando al 68 %.

En los departamentos del centro, en promedio los mismos fluctuaron entre 65 a 75 qq/ha, con lotes puntuales de 85 a 90 qq/ha y en los departamentos del sur, fueron de 110 a 95 qq/ha.

En los maíces de segunda el deterioro de los cultivares lentamente fue avanzando, presentando los síntomas característicos de estrés hídrico y térmico. El el enrollamiento de hojas, cambios de coloración, amarillamiento de hojas inferiores, con bajo desarrollo en altura, estructura y uniformidad de plantas, lotes desparejos y ataques de orugas cogolleras fueron gradualmente aumentando en magnitud y grados de afectación. Por ello a la fecha un 60 % del área sembrada presentó estado regular. El porcentaje restante en estado bueno y bajas consecuencias.

Entre las sojas, las tempranas mantuvieron un estado sanitario bueno, aceptable en general, sin inconvenientes, favorecido por la muy baja presión de presencia de plagas, como oruga medidora, bolillera y chinches. En casos muy puntuales se continuaron las aplicaciones para el control de los insectos. Mientras que las de segunda acentuaron problemas como poco desarrollo de estructuras y stand de plantas, bajas alturas, entresurcos no cerrados, amarillamiento de hojas basales, lotes desparejos y con un importante avance de insectos como trips y arañuela de soja; al igual que mortandad de plantas a media que pasaron los días y las precipitaciones no se registraron. En tales circunstancias, un 75 % del área sembrada presentó diferentes grados de afectación de los síntomas mencionados, situación que con el transcurso de los días y sin probabilidades de cambio, la producción final se vería disminuída.

En establecimientos mixtos, los productores tomaron la decisión de pastorear con animales y en otro caso la realización de rollos para reserva, ante la complicada situación a futura de ofertas de forraje.

También los lotes de sorgo, en particular a los sembrados detrás de girasol, o sea sembrados tarde, fueron los que padecieron el mayor impacto de la sequía y evidenciaron cambio de coloración de hojas muy marcados, lotes desparejos, enrollamiento de hojas, estructuras débiles de plantas y con el transcurso de los días continuaría complicándose aún más la situación. Comenzó el proceso de cosecha particularmente en los lotes sembrados temprano, siendo los rendimientos promedios obtenidos entre 20 a 55 qq/ha.

Pocas lluvias en el horizonte

missing image file

La perspectiva agroclimática de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para la semana del 8 al 14 de marzo indica que los primeros días habrá vientos del norte que causarán un marcado ascenso térmico en la mayor parte del área agrícola. Paralelamente, se producirá el paso de un frente de Pampero con poca actividad, que provocará precipitaciones significativas sobre el norte y el sudoeste del área agrícola, mientras el resto de su extensión registrará precipitaciones escasas. Junto con el frente, los vientos rotarán al sector sur provocando un marcado descenso térmico sobre gran parte del área agrícola, con riesgo de heladas localizadas en las áreas serranas.

Compartí con nosotros tu opinión sobre este tema

Encontrá ediciones Anteriores

<<Junio 2018>>
L M M J V S D
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
Año:
Mes: