17 de Abril de 2021 09:49 HS
Informe Especial

¿Las buenas prácticas o la distancia? 

En la 41° edición de las Jornadas sobre buena práctica de aplicación de productos fitosanitarios, se analizaron las estrategias para lograr una producción agroalimentaria sustentable que cuide la salud de las personas y el medio ambiente. Una prédica que se repite ante nuevos intentos de imponer restricciones a la producción. 

Federico Aguer | faguer@ellitoral.com

El evento, que se llevó a cabo en la zona rural de Rafaela, se desdobló en una parte práctica a campo y una teórica bajo una carpa, respetando todas las medidas sanitarias del protocolo anti COVID. En la primera, se realizó una pasada de un avión aeroaplicador y una máquina pulverizadora que aplicaron agua sobre tarjetas hidrosensibles, lo que sirvió para medir la deriva de ambos sistemas de aplicación. Vale aclarar que las aplicaciones aéreas están prohibidas en el distrito Rafaela, por lo que sólo se la utilizó a manera demostrativa. Una vez más, el avión llegó con un mínimo de dos gotas hasta 40 metros, y el "mosquito" apenas a 10 metros de deriva, ante lo cual, los 1000 metros de prohibición propuestos por un sector político quedaron en evidencia como una verdadera desproporción.

Luego de la ejecución de la demostración, se analizaron las técnicas para una aplicación periurbana eficiente, la gestión de los envases y el uso de los productos fitosanitarios. Más tarde, el tema de la salud y los agroquímicos y las recomendaciones para trabajar en zonas periurbanas, fueron abordados por dos especialistas: el médico toxicólogo Alexis Benatti y Federico Elorza de CASAFE.

No es lo que se dice

En diálogo con Campolitoral, el Doctor Alexis Benatti explicó que esta problemática de las limitaciones se ha profundizado, pero que desde el Centro de Toxicología, Asesoramiento y Servicios (TAS) de Rosario, ellos monitorean las estadísticas de las patologías agudas como el cáncer o las malformaciones, y los números no dicen lo mismo que lo que repiten los medios de comunicación o las entidades ambientalistas.

"Se habla de metros, pero se debería hablar de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). Nosotros valoramos a los trabajadores del sector, que en los últimos años han mejorado muchísimo la manera de cuidarse. Pasamos a máquinas con cabinas presurizadas, y no veo la problemática que todo el mundo habla en los aplicadores, que son los principales expuestos a los productos, ya que son quienes abren los bidones, lo vierten, y no tienen los problemas que se mencionan en todo el país", sostiene.

El toxicólogo hace hincapié en que la verdadera incidencia a nivel ciudad y rural es de los domisanitarios, y no tanto de los fitosanitarios, "porque es lo que aplicamos a diario dentro de nuestras casas y es donde aparecen los accidente con los chicos. Eso en relación a lo agudo, y en cuanto a lo crónico tenemos estadísticas sobre cáncer y malformaciones y en ninguna hay una relación estadística entre los plaguicidas y estas patologías. Es más, Argentina tiene uno de los niveles más bajos de América y a nivel oncopediátrico de 2000 a 2016 se mantiene el mismo valor: unos 100 casos anuales, sin ninguna disparada o dato epidemiológico significativo como para asociarlo con alguna causa particular". Y cerró analizando que "son patologías muy duras, que a veces nos hacen buscar un causal, pero hay diferentes causas, tales como el tabaco, las drogas de abuso (de las que no se habla), o la genética. A veces se habla de algunas cosas pero se esconden otras", disparó.

No nos dejen afuera

Para Jorge Villar, director de la Estación Experimental Rafaela (cuyo predio quedaría dentro de la prohibición de la nueva ordenanza), no se trata de distancias, sino de trabajo agronómico e integrado. "Ya habíamos hecho una jornada similar 6 años atrás, y hemos seguido trabajando mucho en la capacitación. Para un evento como este hay que mover muchos recursos, y ha sido muy bueno en cuanto a los asistentes de la ciudad: hablamos de representantes barriales, y la mayoría de los concejales locales".

Villar remarca que en el actual contexto en muchas poblaciones de Santa Fe es necesario difundir la información y consensuar normas que regulen la actividad basados en información técnica, científica y objetiva, que es la que ellos disponen en el organismo. Según el especialista, antes que nada está la aplicación del control integrado de plagas y establecer niveles de daño económico para vivir con la plaga (cuando la misma esté debajo de determinados niveles), ya que esto permite que se desarrolle una entomofauna para nosotros benéfica, lo que evita la gran explosión de las plagas.

También aclaró que respecto de la toxicidad de los productos, ha mejorado en los últimos años, e inclusive hoy hay productos de síntesis química menos tóxicos que los "naturales". Y especificó que la tecnología de aplicación importa para evitar la deriva para cuidar la salud y para ser eficiente en la aplicación. "Proponemos un mayor control a través de los veedores, las cortinas forestales; áreas de prohibición consensuadas y no exageradas, acotadas para no perjudicar al campo ni la ciudad, y no tienen que no sean rígidas en todo el perímetro. Y sentarse a discutir con la sociedad sobre lo que hay que hacer".

Finalmente, enfatizó el tema distancias. "Nunca hablamos de metros, no creo que sean una solución. 1000 metros pueden ser pocos o muchos; hablamos de consensos. Una disposición de 1000 metros sin considerar todo lo anterior, a priori es una exageración, y si uno ve las derivas de hoy lo puede comprobar".

Prédica que no cesa

Según Federico Elorza, coordinador Técnico de la Cámara de Sanidad y Fertilizantes (CASAFE), este tipo de capacitaciones permiten acercarse a las distintas localidades donde están teniendo estas discusiones. "Esta es la segunda en Rafaela y la número 41 desde 2014, lo que para nosotros es un orgullo". Pero apunta para arriba y dispara: "seguimos discutiendo las mismas cosas por falta de una ley nacional, aunque está bueno que se ponga sobre el tapete y tener discusiones responsables. Hicimos las aplicaciones con resultados interesantes: un promedio de 10 metros parra las terrestres y 40 para las aéreas. Hay formas de poder trabajar y en eso estamos".

Y agregó que quieren enfatizar que las prohibiciones no resuelven el problema, lo esconden. "A 1001 metros nadie garantiza que se hagan las cosas bien, pero si trabajás con veedores que controlen, podes construir una buena relación entre el campo y la ciudad, sin derivas. Pero a veces con todos los datos técnicos que nos respaldan no alcanza, por eso también nos proponemos discutir y consensuar las salidas superadoras".

Consultado sobre las alternativas de manejo, manifiesta que "hoy no se puede producir sin tener un método de control de adversidades. Nosotros no decimos que hay que aplicar siempre agroquímicos, pero sí volver a la agronomía para decidir métodos naturales, biológicos o químicos. Pero siempre hacerlo bien para no generar inconvenientes, para asegurar los alimentos de todos. Si no se hacen control de adversidades se pierde el 50 a 60 % de rinde, y cae la producción, por lo que subirían los precios de los alimentos".

Convicciones ruralistas

Para Norma Bessone, presidenta de la Sociedad Rural de Rafaela, este evento implicaba un gran desafío, sobre todo a la hora de cumplir el compromiso para preservar los protocolos sanitarios para poder desarrollar la jornada. "Agradecemos al 80 % de los concejales rafaelinos que vinieron, referentes gremiales de UATRE, ex funcionarios, legisladores y presidentes comunales que nos acompañaron para aportar elementos para quienes tienen que tomar decisiones. Esta es la oportunidad para que podamos chequear todo lo que estuvimos trabajando desde la teoría desde hace más de un año con charlas, propuestas; y con conexiones con referentes de ciudades de Italia que nos contaron cómo trabajan allá, sin límites agronómicos ni distancias de prohibición alguna".

En este sentido, remarcó la importancia de haber conformado un equipo interdisciplinario con otras entidades "desde donde manifestamos nuestra preocupación para establecer un debate racional en función de lo que la tecnología y la ciencia dice".

Respecto del polémico proyecto en cuestión, destaca que el proyecto de 1000 metros anula a toda la zona rural de Rafaela con casi 5 mil hectáreas que salen del sistema productivo. "Hablamos de pequeñas extensiones de productores donde hay mucho esfuerzo que trabajan para el propio sustento y muchas fuentes de trabajo que se pierden".

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO