04 de Mayo de 2021 09:15 HS
Actualidad

Otra alarma en la Hidrovía: "la bajante va a ser peor que el año pasado"

Lo afirmó Gustavo Villa Uría, subsecretario de Obras Hidráulicas en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación. "El río Grande, que es el principal afluente del Paraná, está en el año más bajo de toda su serie histórica en 91 años", explicó.

Patricio Dobal | campo@ellitoral.com

La dinámica afectó fuerte la logística portuaria y penalizó la carga que los buques de ultramar recogen de las terminales del Gran Rosario. También hubo problemas para el movimiento de barcazas que permiten acercar mercadería estratégica de los muelles de más al norte.

Pero si bien sobre el fin del año pasado el caudal empezó recuperarse y obras de dragado mediante, se garantizó el movimiento de las embarcaciones, el escenario, al menos hacia mitad de año no parece demasiado alentador. Es que por más de que por estas horas el nivel del Paraná está por encima de las marcas del año pasado, preocupan las reservas de los lagos de inundación de las represas que aguas arriba actúan como resorte para amortiguar el impacto de la falta de lluvias.

Futuro complejo

"En algún momento la bajante va a ser peor que el año pasado. Hay incertidumbre, pero hoy por hoy hay un 10% menos de almacenamiento en Brasil en comparación a esta altura del año con el 2020. Por eso están dejando pasar el agua que viene, y lo que viene es prácticamente nada", precisó en diálogo con El Litoral, Gustavo Villa Uría, subsecretario de Obras Hidráulicas en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación.

El planteo del funcionario encendió una alarma a muchos de los usuarios de la hidrovía, justo en jornadas donde reinó la incertidumbre en torno del futuro del mantenimiento y profundización del canal troncal ante el vencimiento de la concesión de Hidrovía SA, unión transitoria de empresas que durante 15 años se ocupó de garantizar el tráfico fluvial con fines logísticos y a la que acaba de prorrogar el plazo por 90 días más.

"Está lloviendo poco y nada en Brasil. El río Grande, que es el principal afluente del Paraná, está en el año más bajo de toda su serie histórica en 91 años. Es decir que desde la naciente del Paraná el río está tremendamente bajo", advirtió Villa Uría

De acuerdo a información que compartieron desde la cartera de Obras Públicas de la Nación desde Itaipú liberaron en el orden de los 5.000 metros cúbicos por segundo (m³/s), mucho menos de lo que se conseguía el año pasado que eran 7.000 m³/s.

El impacto en la actividad portuaria

"Nadie puede anticipar lo que puede pasar en noviembre o diciembre. Sí, en cambio, podemos guiarnos por los pronósticos que elabora el Instituto Nacional del Agua (INA) y que estimo que Villa Uría también consulta. En lo inmediato el panorama no es alentador", manifestó en contacto con Mirador Provincial, Alfredo Sesé, secretario técnico de la Comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), quien asegura que el horizonte de cara a julio es complejo y no tenderá a revertir los niveles actuales del río.

Pero el titular de Obras Hidráulicas "por los escenarios que vemos nuestro problema mayor va estar para finales del invierno, porque es cuando finaliza el año hidrológico y en Brasil ya no llueve".

De acuerdo a los modelos que maneja la entidad bursátil rosarina apuestan a marcas en derredor de 1,38 metros medidos en el Puerto de Rosario para el mes de julio. "Es un pronóstico que no dista del actual, pero así nos encaminamos a tres meses continuos de una baja importante, hecho que no significa en principio que sea peor a la del año pasado", expresó Sesé. A finales del mes de abril el Paraná estaba en 1,09 metros en los muelles de Rosario.

El impacto en los embarques

La pregunta es inmediata e intenta graficar el impacto que en un río en orden del metro de profundidad en las terminales privadas del Gran Rosario ocasiona en la carga de los buques de ultramar, sobre todo si intentamos comprender que en 2019 la marca estaba en torno a los tres metros.

"Nuestro panorama por lo menos hasta julio es el de una merma que puede variar entre 5 a 15 centímetros respecto de las mediciones actuales y como ocurre hoy la realidad indica que las embarcaciones van a tener que salir con algún calado menor", anticipó el técnico de la BCR.

"Hablamos de que los buques salen con unos tres pies menos de carga que representa, de acuerdo al diseño de cada navío, entre 1.500 y 2.000 toneladas que tienen que completarse en muelles oceánicos con el impacto que eso singifica en materia de costos", analizó Sesé, quien además ponderó lo hecho por el concesionario que mediante un dragado "más que necesario" posibilita reducir la sangría.

Aguas arriba, problema para las barcazas

Paraguay sufre directamente la dificultad para mover barcazas producto del escaso caudal del Paraná. De acuerdo a lo que reportan desde la Cámara Paraguaya de Terminales y Puertos Privados del vecino país (Caterpa), la previsión de transporte por la hidrovía es de 3.650.000 toneladas, incluyendo soja, sus derivados, así como maíz, fertilizante y combustible. Esto representa más de u$d 1.000 millones de exportación. Lo cierto es que la logística por el río está completamente parada desde mediados de marzo y no hay perspectivas de que mejore en el corto plazo.

El gobierno paraguayo viene realizando múltiples gestiones con sus pares de Brasil, vía Cancillería, a fin de solicitar un aumento en el caudal de las represas del Paraná, lo que podría generar un alivio temporal a toda la cadena productiva y logística, hasta tanto regresen las lluvias y el cauce hídrico vuelva a la normalidad.

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO