31 de Octubre de 2022 08:25 HS
Agricultura

El maíz necesita nutrición 

"Nutrición integral del cultivo de maíz" se denominó el panel coordinado por Fertilizar Asociacón Civil, en el marco del Congreso Internacional de Maíz, que se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de la ciudad de Córdoba.

Campolitoral

[email protected]

Con la moderación de María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar Asociación Civil, entidad cuyo objetivo es promover el uso responsable de la fertilización de cultivos, en el Congreso Internacional de Maíz expusieron Nicolás Rouillet, coordinador técnico de entidad, sobre "Cómo estamos hoy y cuál es la oportunidad de mejora respecto de la nutrición de maíz" y Cristian Álvarez, del INTA General Pico, acerca de "Maíz, cultivo antecesor como determinante de la fertilidad física y química". Finalmente, disertaron Gabriel Espósito, de la Universidad Nacional de Río Cuarto, acerca de "Manejo de la nutrición mineral balanceada en maíz" y Fabricio Cassán, también de la UNRC, sobre "Nuevas tecnologías disponibles para manejar el estrés del cultivo".

"Actualmente, en la Argentina tenemos una diferencia entre lo que estamos logrando y podemos lograr en cuanto a producción de maíz. Y eso es atribuible a los nutrientes", comentó Nicolás Rouillet, coordinador técnico de Fertilizar Asociación Civil, quien se refirió a las brechas de rendimiento, entre potenciales y alcanzables. "Es el planteo que siempre surge a partir de esta pregunta: ¿Cómo podemos abastecer la demanda intensificando la producción?", sostuvo.

"La brecha potencial es determinada por radiación, la temperatura, algo que podemos parcialmente controlar con la fecha de siembra, o elección de híbridos. El potencial limitado por agua se puede mitigar con riego y la de producción está directamente relacionada con las enfermedades y con los nutrientes", añadió.

Rouillet recordó que, en 2015, se presentó un trabajo sobre brechas de rendimiento avalado por los investigadores y referentes más destacados de nuestro país. "El objetivo era desagregar los efectos en nutrientes, sanidad y manejo y, a través de esos modelos, se estableció, en 2022, un consenso para determinar las brechas de nutrientes en la Argentina", señaló.

"Se precisó que el rendimiento alcanzable promedio para el maíz en la Argentina es de 10.000 kilos por hectárea, cuando hoy estamos en los 7.800 Kg/ha. Esta brecha de 2.200 kilos es atribuible a la nutrición", afirmó. En cuanto a las dosis ausentes, dijo que un 105 % corresponde a nitrógeno; un 133 % de fósforo y un 600 % en azufre. "Esto ha provocado la degradación de los ambientes productivos, según se aprecia en los mapas de disponibilidad de nutrientes elaborado por INTA y Fertilizar AC", aseguró Rouillet.

"Para aportar datos a los productores, la entidad posee desde 2016 una red de 10 ensayos a lo largo de la región pampeana. En cada sitio se tomaron datos de los tratamientos de manejo de la nutrición de los cultivos, sin fertilización promedio aplicada en la región - a partir de la información de encuestas a 1200 productores y técnicos en la región pampeana coordinada por Fertilizar AC durante la campaña 2015/2016-, fertilización promedio recomendada y fertilización balanceada para altos rendimientos".

De acuerdo con los ensayos, en nuestro país las soluciones y estrategias nutricionales mejoran un 20 % la producción respecto de las condiciones actuales, independientemente del ambiente productivo", comentó Rouillet.

"Considerando ajustes con NPS y micronutrientes según diagnósticos por análisis de suelos y expectativas de rendimientos, se generan brechas de rendimientos entre los diferentes planteos con promedios de hasta 1400 kilos de maíz/ha. Y esta brecha se acentúa cuando el uso de la tecnología de la fertilización se sostiene en el tiempo", sostuvo.

La variable del agua

Cristian Álvarez, del INTA General Pico, aludió a la fragilidad física de los suelos, ligada íntimamente a una variable que condiciona los cultivos: el agua. "Nosotros relacionamos el agua a la siembra con los rendimientos. Si lo analizamos tanto en maíces tempranos como tardíos, estamos hablando de entre el 70 y el 80 % de la variabilidad de la producción", comentó.

"¿Por qué semejante atención al agua, cuando se trata de un nutriente gratuito? Porque el tema de la captación está generando una importante distorsión. Nuestros suelos están disminuyendo esta capacidad a cerca del 60 % de su capacidad", aseguró.

"Al agua le cuesta ingresar (a los perfiles) y, por eso, la infiltración es una de los indicadores de gestión a tener en cuenta. También está el tema de los almacenajes, ya que no todos tienen la capacidad de administrarlos por espesor/contenido de arenas/sales", comentó.

Álvarez también dijo que uno de los formatos de captación de agua es trabajar respecto de los antecesores, ya que hay cultivos que mejoran la productividad del resto. "Las raíces mejoran con la nutrición y, luego, favorecen la infiltración del agua. Son una mecha que destapan el radiador "tapado" que administra agua y, más tarde, la cede", ejemplificó. "¿Cuántos kilos por hectárea por milímetro estamos generando en cada una de las unidades de producción?. Hoy podemos decir que son alrededor de 20 Kg/ha/mm en maíz".

"No sé si esto sucede por razones físicas, químicas, energéticas o de manejo. Por eso es importante, cuando se habla tanto de agricultura de precisión, analizar variables reguladoras de los diferentes sitios de producción (ej. Profundidad de suelos, físicas, químicas, entre otras) de los ambientes que generan limitantes en suelos", apuntó el investigador.

"En estos años complejos desde el punto de vista hídrico, el control del agua nos permite mejorar la eficiencia en producción entre 300 y 500 kilos en soja y más de 1.500 kilos en maíz", aseguró Álvarez.

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO