08 de Noviembre de 2021 16:25 HS
Ganadería

San Justo: los chicos crecen  

En el marco de la 77° Exposición Rural se realizó la jura de las ovejas y chivos. Además, los caballos convocaron a un público ávido de conocimiento. Las especies "menores", demuestran tener un futuro que no tiene techo. 

Federico Aguer

faguer@ellitoral.com

Fue un fin de semana de fiesta, porque después de la pandemia, el predio ruralista volvió a ser la sede de un nuevo evento bien campero, y para toda la región. Dialogando con Campolitoral, el presidente de la entidad anfitriona Mariano Zuqueli, remarcó que el COVID significó un tiempo para aprender, y que les dio más ganas que nunca de seguir trabajando por la producción.

"Estamos desarrollando la segunda parte de esta Expo con el remate de ganado menor. A la vez, innovando por primera vez con la venta de equinos para reproducción (padrillos y yeguas madres), y también montados. Sabemos que el montado es una herramienta escasa de trabajo muy demandada por los productores", explicó.

Según el dirigente, se trató de una propuesta para todo el fin de semana, para que se acerquen los productores y sus familias, "lo que permite una muy buena atracción para toda la gente que no se ve a diario en la ciudad".

Una pausa para crecer

Consultado sobre la superación en cantidad y calidad de animales, se sorprendió. "Los cabañeros trabajan muy fuerte, y eso se percibe año a año, para poder llegar de la mejor manera a las exposiciones. Tanto a nivel genético como luego de dos años volver a vivir un fin de semana diferente, la mayoría se lleva amigos y nuevos conocidos; y eso nos pone muy contentos como entidad ya que permite seguir creciendo y potenciando a la producción regional".

Finalmente, remarcó que esta Comisión Directiva, tiene la ventaja de integrar el apoyo de los históricos con el empuje de la gente joven. "Por todo esto, este grupo merece un gran agradecimiento para poder desarrollar nuevas ideas: se trata de un equipo de trabajo que tiene puesta la camiseta y los resultado se ven en cada evento".

Gracias a Campolitoral

Jorge Barceló trabajaba como colono en su campo en la zona de los Saladillos, en Cacique Ariacaiquín. Cansado de renegar con las cosechas, descubrió en un artículo de Campolitoral la nota a Luis Medina en Tostado y sus chivos Boer, y se decidió. Se trajo un padrillo de Córdoba y desde hace 10 años, su vida cambió para mejor.

"Nos dedicamos a la cría de caprinos desde hace 10 años. Me empezó a ir mal en la cosecha y le metí fichas a esto, siempre con la raza Boer, una raza muy carnicera. El primer reproductor lo traje desde Santa Rosa de Calamuchita. El caprino es mellicero, en 4 meses estás carneando, es muy rústico y carnicero".

Barceló recuerda que arrancaron con 13 madres criollas y fue depurando la sangre con padres puros Boer. "Hoy tengo 500 animales, 200 madres, mas la recría y el engorde. Y a futuro, mientras me permita seguir organizado, pienso seguir creciendo. Tengo los corrales clasificados por edad: ya de chiquitos conocen el boyero, y eso permite un pastoreo racional suplementado con rollos de alfalfa", agrega.

Las herramientas para crecer

En cuanto a la ley ovina, tiene una buena opinión. "Con la ley ovina sacamos créditos con muy buenos resultados: hoy en caprinos y ovinos no tengo techo. Es un buen micro emprendimiento para meterle fichas. Ahora vivo tranquilo, con estas especies se puede trabajar tranquilo, y si vos te dedicás te hacen crecer. El secreto es el manejo y la sanidad. Hay que estar. Soy un agradecido".

El luchador

Sergio Taffarel (padre), cría ovejas desde hace 25 años en la cabaña "El Luchador", en Herrera, Entre Ríos, como parte de una tradición familiar. "Antes con la oveja se hacía plata. De chicos, andábamos en los corrales. Se hacía mucha lana por su valor, la esquila, es un poco por ahí", recuerda.

Sin embargo, remarca que es una actividad hasta hoy bastante informal, "y estaría bueno poder ir entrando a la formalidad declarando las ovejas en el RENSPA: por la formalidad en sí, y para aprovechar la Ley ovina. Muchas veces las provincias logran el aporte de la Nación por su cantidad de animales", explica.

Tradición y futuro

"Antes las ovejas tenían pelo, pero por selección se la fue llevando a razas con lana", enseña Taffarel. "Y en 1810 aparece la raza Merino. En 1890 la desplazan hacia la Patagonia y empieza a ingresar la Lincoln como carnicera y doble propósito, y luego la otras, principalmente razas laneras. Se juntaba lana por tres años y se compraba un campo. Hoy hay unas 25 razas en el país, la producción de lana sigue siendo en la Patagonia, y acá en el norte de Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe hay un poco de lana, pero mayormente es carnicera (Hampshire o cara negra; Corriedale, Romney, etc)".

Finalmente, destaca que Entre Ríos llegó a tener 7 millones de ovinos, y hoy tiene 630 mil. La Ley lleva 20 años, y se aprobaron las modificaciones, pero el beneficio es para fomentar la producción. "Lamentablemente para los del norte existe la posibilidad que se repartan los aportes por stock y no como antes por unidad de productores, y eso nos puede perjudicar por el aporte en sí, pero al aumentar los importes a trabajar, creo que el aporte será muy importante".

Para este especialista, el desafío es producir más y mejor. "Yo fomentaría más la producción, le crearía un lindo problema a los productores: porque si en la informalidad venden 50 corderos, apoyarlo para que venda 150, y ahí todos entraremos en el circuito".

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO