10 de Enero de 2022 12:16 HS
Actualidad

Sequía: escenas de una película que nadie quiere ver

La falta de lluvias impacta de diversas maneras en la producción agropecuaria. Los maíces son los más castigados: en muchos casos se pican para vender como forraje a un tambero vecino. Los ensiladores no dan abasto. En el norte ya se acarrea forraje y agua para la hacienda, que en algunos casos empieza a malvenderse.

Juan Manuel Fernández | jmfernandez@ellitoral.com

Maíces sembrados para grano que se venden picados a los tambos de la zona; pulverizaciones nocturnas para poder combatir plagas que se disparan por la sequía; ensiladores en un cuello de botella que no dan abasto para atender la urgencia de sus clientes; ganaderos en el norte que comenzaron a acarrear rollos y agua, además de anticipar ventas de descarte a precios inferiores a los del mercado. Son escenas de una película de terror que se filma minuto a minuto con cada día de calor abrasador que pasa sin que llegue el alivio de la lluvia.

En la zona de El Trébol, el ingeniero agrónomo Pablo Ponzio, de la consultora Agromaker, indicó que las últimas lluvias fueron erráticas, se dieron por sectores y aportaron sólo 12 a 15 milímetros. "Los cultivos están sufriendo un fuerte estrés hídrico y térmico; hay sectores de maíces que ya se secaron, como en Las Bandurrias y Pueblo Casas, entre 2.000 y 3.000 hectáreas de maíz que se están perdiendo o que los rendimientos van a ser muy bajos", indicó a Campolitoral. Los que pudieron hacer espiga, agregó, podrían dar 50 quintales.

Frente a esta situación, comentó que "algunos maíces se están picando para venderlos como silo a los tambos". Esos lotes, según si tienen o no grano, se están pagando 40 o 50 quintales por hectárea, respectivamente. "Eso son los costos derechos".

Por otra parte, plagas características de tiempos secos como arañuela y trips avanzan sobre la soja, que debe ser pulverizada en horarios nocturnos para garantizar la eficiencia del tratamiento. "Las estamos controlando con avamectina y estamos tirando 150 cm3 a 3.6% por hectárea; y los controles se tienen que hacer de noche porque la temperatura es alta y la humedad relativa muy baja", explicó. "La situación no es de lo mejor acá, así que esperamos que llueva pronto".

Pico de estrés

Por otro lado, ensiladores de la zona tambera central -si bien no tienen la demanda adicional que menciona Ponzio- observan que los productores que sembraron una parte para silo y otra para grano deciden picar todo cuanto antes. Estas hectáreas extra incrementan el volumen de trabajo, pero además se produce simultáneamente ante la maduración acelerada de los lotes que causa el clima. "Las que iban a para grano la mete en la bolsa también porque ve que no va a rendir nada y que le va faltar reserva para el invierno; eso se está viendo muchísimo", explicó Sergio Claussen, socio de Agrosilos SA, desde Santa María Norte (departamento Las Colonias).

Estas hectáreas extra son una complicación para los contratistas, que trabajan con una logística muy justa en cuanto a tiempos. "Un poco más de laburo tenemos, pero principalmente estamos atorados porque hay un pico de demanda, porque el sol está quemando todo y los maíces maduran juntos o todo el mundo los quiere picar antes de que se terminen de quemar y se nos armó un cuello de botella que ni te digo", explicó. "Hay un combo de estrés en nosotros los picadores que no te das una idea, no hay máquina, no hay tiempo, no hay nada? terrible".

Claussen explicó que los maíces sembrados más tempranos "están dando buena calidad de silo". En esos casos los rendimientos están en 8 a 10 metros de bolsa (9 pies) por hectárea, "que no es malo". Pero advirtió: "a partir de ahora van a empezar a meterse en la bolsa maíces de 6 o 7 metros". Además, "va a ir bajando el rinde a medida que pasen los días".

Comenzó el acarreo

Mientras tanto, en el norte santafesino los ganaderos de la Cuña Boscosa y los Bajos Submeridionales ya están en "modo sequía", situación recurrente en la región. Como en el centro provincial, recibieron lluvias muy dispares; con zonas que tuvieron suerte y recibieron 30 a 50 milímetros desde diciembre, pero otras -a pocos kilómetros- no recibieron nada. "Lo que sí es constante es el calor abrasador; imaginate que donde cayeron 8 o 10 milímetros y después 40°, la tierra levanta 50° o 60° de temperatura y eso al toque la apelmaza, la seca y queda peor que antes", indicó el jefe de la Agencia de Extensión Rural de INTA en Garabato, Orlando Hug.

En el diagnóstico, precisó que en la Cuña Boscosa, excepto donde llovió y hubo alguna recarga de represa, "hay un alto porcentaje de productores con los bombeadores y llevando agua desde otras zonas". En General Obligado, en cambio, la zona de islas muestra un panorama opuesto, con muy buen estado de la hacienda. "No así el departamento Vera, Cuña y Bajos Submeridionales, bastante sufrida".

En la región "se acentuó la sequía" en los últimos días, por lo que hay sectores "bastante comprometidos" en cuanto a oferta forrajera natural. "En la Cuña y los Bajos no hay, y ya vemos camiones con rollos que están pasando", añadió.

En este contexto "mucha gente ya movió" tropas hacia otras zonas y algunos han vendido "algunos lotes de vacas bastante baratos por falta de estado corporal".

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO