17 de Abril de 2022 18:44 HS
Ganadería

Genética y manejo veterinario 

Dos especialistas anticipan los alcances de trabajos de investigación que permiten mejoras sustanciales de manejo de una plaga que sigue siendo uno de los principales dolores de cabeza de nuestra ganadería. El 10 de Junio disertarán en Las Gamas. 

Federico Aguer

faguer@ellitoral.com

Rhipicephalus (Boophilus) microplus es un ectoparásito habitual de los vacunos en regiones tropicales y subtropicales de Argentina, que provoca una considerable disminución en los índices de producción. Su control se realiza principalmente a través de la aplicación de acaricidas químicos; siendo el desarrollo de garrapatas resistentes a sus efectos tóxicos el mayor inconveniente asociado a su utilización.

Sin embargo, hay caminos superadores. "La cría de animales resistentes al parásito es un método sustentable de producción que contribuye a reducir la aplicación de biocidas", asegura a Campolitoral Florencia Ortega, ingeniera zootecnista del área de Recursos genéticos y mejoramiento genético animal del Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (IIACS-INTA Leales).

Según la especialista, el bovino Criollo Argentino representa una población que ha sufrido un proceso de selección natural durante muchos años, obteniéndose una raza capaz de producir en ambientes desfavorables.

Por eso, apuntaron a desarrollar un trabajo cuyo objetivo fue identificar variaciones fenotípicas individuales en las cargas de estos bichitos en bovinos de esta raza y detectar regiones cromosómicas asociadas, utilizando microarrays de mediana y alta densidad (un chip de ADN, una superficie sólida a la cual se une una colección de fragmentos de ADN).

"Venimos trabajando desde el año 2015 en el INTA Leales, en conjunto con otros grupos de investigación del país, en la resistencia a la garrapata común del bovino en la raza Criollo Argentino. El objetivo de nuestro trabajo está asociado a la identificación de variantes fenotípicas en la carga del parásito y a la detección de regiones cromosómicas asociadas a la característica. La garrapata provoca una disminución en los índices de producción en ciertas regiones ganaderas de nuestro país, y el inconveniente con el uso de acaricidas de origen químico es la inevitable aparición de garrapatas resistentes. Por lo tanto, la cría de animales resistentes se presenta como una alternativa sustentable que nos permite reducir la aplicación de estos biocidas", insiste.

El trabajo en el criollo

Datos de conteo de garrapatas fueron obtenidos luego de infestaciones artificiales sucesivas en 231 animales. Se tomaron muestras de sangre para extraer ADN y se genotipificaron 192 animales. Luego del control de calidad, y para un total de 4.227 animales incluidos en el pedigrí, se obtuvieron 48.210 polimorfismos de un solo nucleótido comunes a ambos microarrays que fueron utilizados para el análisis.

"De manera exploratoria, se identificaron regiones cromosómicas que contienen loci de rasgos cuantitativos en los cromosomas 27, 11, 10, 9, 16, 13, 3, 19, 8 y 18. Los resultados obtenidos permiten clasificar a la raza como de resistencia elevada a la carga de R. (B.) microplus, siendo una alternativa atractiva para el desarrollo de la ganadería en las regiones endémicas para el mencionado ectoparásito. Futuros estudios de variación genética y expresión génica de genes candidatos presentes en las regiones detectadas permitirán el desarrollo de bioindicadores de resistencia a la infestación", adelantó la investigadora.

Conociendo al enemigo

Santiago Nava es Investigador del Laboratorio de Inmunología y Parasitología del INTA Rafaela, Investigador del Conicet, Coordinador del Proyecto Estructural de INTA sobre Control de enfermedades subtropicales y transmitidas por vectores.

En diálogo con Campolitoral, coincidió en las pérdidas que implica el impacto de Rhipicephalus microplus sobre la producción ganadera, debido a efectos deletéreos como la reducción en la ganancia de peso en bovinos en desarrollo y disminución en la producción de leche, daños en los cueros, mortalidad, morbilidad y transmisión de hemopárasitos causantes de la babesiosis y anaplasmosis bovina. También las altas infestaciones con esta garrapata favorecen el desarrollo de miasis.

"Para el control de R. microplus se utilizan principalmente acaricidas químicos sintéticos, cuyo uso intensivo puede originar problemas como el aumento de la resistencia a los medicamentos y la acumulación de residuos químicos en la carne o la leche", contó.

Y detalló que con el objetivo de paliar estos efectos derivados de la aplicación de químicos sintéticos, es posible utilizar métodos de control estratégico, los que se basan en la aplicación de no más de tres o cuatro tratamientos durante la temporada en que la población de garrapatas es menos numerosa y más vulnerable.

Por tal motivo, un equipo de investigadores bajo su coordinación, desarrolló un estudio para analizar los efectos a largo plazo de las aplicaciones estratégicas de acaricidas químicos en la infestación de R. microplus en bovinos en latitudes subtropicales.

"Al norte del paralelo 30 produce significativas pérdidas en la producción. Estamos trabajando sobre métodos de control en base a acaricidas pero minimizando su uso y frecuencia de manera tal que la funcionalidad pueda sostenerse en el tiempo".

De acuerdo con el reciente estudio publicado en la revista internacional Parasitology Research, el control estratégico permite mantener un bajo nivel de infestación durante la mayor parte del año en los potreros utilizados por los bovinos tratados, siempre y cuando la población de garrapatas sea susceptible a las drogas aplicadas. Sin embargo, se debe tener en cuenta que estos métodos no son aplicables cuando el objetivo es la erradicación de este parásito.

"Estos esquemas se basan en la aplicación de tres o cuatro tratamientos anuales entre fines del invierno y fines de la primavera. Aunque el primer tratamiento puede diferirse desde finales del invierno a principios de la primavera y el tercer o cuarto tratamiento de finales de primavera al verano", detalló Nava, acerca del estudio en el que también participaron los especialistas del INTA José Toffaletti, EEA el Colorado (Formosa), Victoria Rossner, EEA Colonia Benítez (Chaco), Nicolás Morel y Atilio Mangold, ambos de la EEA Rafaela.

Según Nava, todos los compuestos acaricidas disponibles comercialmente "pueden ser empleados para el control estratégico de R. microplus siempre y cuando la población de garrapatas sea susceptible a las drogas escogidas", destacó y reconoció que debe evitarse aplicar "tratamientos sucesivos con drogas que tengan un mismo modo o sitio de acción", a fin de evitar una presión de selección que pueda conducir al desarrollo de resistencia. En otras palabras, es crítica la alternancia de grupos químicos.

Con respecto a las evaluaciones previas existentes sobre la eficacia del control estratégico contra R. microplus aplicadas en Argentina, cabe destacar que comprenden un período temporal limitado, 10 meses, sin evaluar cómo las sucesivas aplicaciones del control estratégico en años consecutivos afectaron la abundancia de garrapatas del ganado o el desarrollo de resistencia.

Estrategias de control

Para desarrollar la investigación se llevaron a cabo dos de los tres ensayos de campo en El Colorado, provincia de Formosa, mientras que el tercer ensayo se realizó en Colonia Tabay, provincia de Corrientes. Ambas localidades son representantes del área definida como ecológicamente más favorable para R. microplus en Argentina, caracterizadas por un clima subtropical húmedo.

"Los resultados de estos ensayos realizados entre 2017 y 2020 demuestran que la eficacia del control estratégico aplicado en tres años consecutivos fue significativa".

Según el trabajo, la infestación por garrapatas en el grupo tratado siempre se mantuvo en niveles bajos, porque el número medio de garrapatas por bovino casi nunca fue superior a 20. "Con respecto al ensayo en el que la tercera aplicación de acaricida fue diferida de primavera a verano, y la primera de finales de invierno a primavera, la eficacia del control estratégico también fue significativa", especificó Nava.

El especialista mencionó que son tres los aspectos relevantes a destacar: "Por un lado, la viabilidad y eficacia de sucesivas aplicaciones del control estratégico en años consecutivos; por el otro, la ventana de tiempo para iniciar la secuencia de tratamientos o para diferir el último de ellos, lo que le da plasticidad al sistema; finalmente, estos esquemas posibilitan obtener mejores ganancias de peso diaria durante la recría al evitar que los niveles de infestación con garrapatas superen el umbral de daño económico".

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al (+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral
#MÁSNOTICIAS
#COMENTARIOS
Últimas Noticias
LO MÁS VISTO